Los Mesoneros - "Caballo Nuevo"

...ver

Las guerrillas y la pacificaci贸n

...Descargar

"Cuando Llega
El Momento"
(Los Mesoneros)

...ver

"Indeleble"(Los Mesoneros)

...ver

Canserbero
& Apache
(2013)

...ver

Rawayana - High feat Apache (Video Oficial)

...ver

Fonseca - Arroyito (Video Oficial)

...ver

Mireille Mathieu - Comme d'habitude ( My way )

...ver

Hern谩n Mar铆n
canta y baila

...ver

Memorias
de un
proletario

...Descargar

El malquerido
canta el "Chino"

...ver

Marina
una Chilena
atrapada en la IV

...Descargar

Man谩: Hasta Que Te Conoc铆 (Video Oficial)

...ver

Hoy como Ayer m谩s de 200 cr贸nicas

...Descargar

Sim贸n D铆az
Caballo Viejo

...ver

Mar铆a Rodr铆guez
"Los Dos Titanes"

...ver



Algo m醩 que palabras: UNA GENERACI覰 QUE NO SE HALLA Y NO SABE CONVIVIR

Autor/fuente:V韈tor Corcoba Herrero (corcoba@telefonica.net)  (12-05-2017)

La fuerza no puede poner orden en un mundo tan convulso, donde proliferan cada d韆 m醩 los odios ancestrales, la discriminaci髇 racial y la intolerancia; personalmente creo que se requieren de otros cultivos m醩 de familia, con apego firme a los derechos humanos y a la dignidad. Cuando se desvirt鷄 la educaci髇 en valores, los hogares han dejado de ser v韓culo de uni髇 y unidad, y hasta la misma libertad de expresi髇 se halla amenazada, resulta muy complicado armonizar esta diversidad y, a鷑 m醩 espinoso, avivar sociedades incluyentes. Esto deber韆mos tenerlo m醩 en cuenta, pues la gente necesita sentirse hermanada solidariamente, comprendida; y, sobre todo, m醩 respetada. Las tensiones inducidas  por un sistema de producci髇 irrespetuoso con todo, hasta con la propia naturaleza, y una cultura individualista del disfrute y el derroche, generan dentro de la misma sociedad un esp韗itu agresivo de intransigencia, como jam醩 hemos tenido en nuestra historia humana. Sin duda, somos una generaci髇 que no se halla, que vive en el tormento permanente, incapaz de hacer valer una locuci髇 m醩 del coraz髇 que de las m醧uinas.

De hecho, cada d韆 m醩 mortales deciden vivir solos, sin entenderse ellos mismos, ni comprometerse con nadie, a su aire, con el regocijo absurdo de sentirse autosuficiente. En el fondo, al presente es f醕il confundirlo todo. Nos hemos dejado adoctrinar por la falsedad, con la idea de que cada cual viva como le venga en gana, como si no hubiera moral alguna, principios que nos orienten o deberes que hemos de cumplir. Bajo este permisivo contexto, donde todo ha de permitirse, el amor tambi閚 es otra mentira m醩, y el ideal matrimonial, termina siendo un objeto del pasado, arcaico, donde nadie se compromete con nadie,  y cada cual mira por sus ego韘mos particulares. Dif韈ilmente as, desmembrados de toda familia, vamos a crecer interiormente y poder avanzar hacia sociedades verdaderamente api馻das en un desarrollo m醩 humanitario. Ojal revis醩emos nuestros proyectos en com鷑, fu閟emos m醩 conciliadores, y tambi閚 m醩 genuinos. Est visto que, cuando nos desconectamos del amor, todo se desmorona y se torna insostenible. Nos hemos dejado robar nuestros propios sentimientos. Atrapados por las tecnolog韆s, somos una m醧uina de pensar alocado, que se deja imbuir por las modas y convencer por cualquier juego de tronos. 

A鷑 as, nos alegra, que la observancia del D韆 Internacional de las Familias de este a駉 (15 de mayo), se centre en ellas y en sus pol韙icas, en la promoci髇  de la educaci髇 y el bienestar de sus miembros en general. Pero, ciertamente, m醩 all del gozo es arduo esperanzarse. Somos una generaci髇 endiosada en un conocimiento tan inhumano como mezquino, incapaces de vernos en los dem醩, e igualmente, irresponsables a m醩 no poder. Cada cual vive para s, usa y tira, se aprovecha y oprime, gasta y consume, acorde con sus deseos, sin establecer l韒ite alguno. Imagino, por consiguiente, que necesitamos reencontrarnos, sentirnos m醩 parte de un todo, ser m醩 generosos ante una atm髎fera de poder excluyente, que esclaviza sin compasi髇 alguna. Con demasiada frecuencia, tener un empleo no garantiza la posibilidad de escapar de la pobreza. 緿髇de est el derecho de todos a compartir el progreso?. Mientras unos privilegiados lo tienen todo, para derrocharlo en su exclusivo divertimento, otros no tienen nada y no pueden ni quejarse, permanecen sin voz, en la marginalidad m醩 deprimente. Es fundamental, por ello, valorar el rol de la dependencia de unos y de otros, y de la escuela como 醡bito esencial de conciencia cr韙ica, para poder avivar otros estilos de vida m醩 justos y solidarios.

Hoy m醩 que nunca nos falta esa actitud de ser yo mismo, de prestar un servicio desinteresado, paciente, en disposici髇 de hacer el bien, sin alardes, con la humildad de un coraz髇 siempre en guardia, ante la propia vida que es un todo en com鷑, en una diversidad conciliada o reconciliada. Las pol韙icas de conciliaci髇 del trabajo y la familia son, precisamente, el compromiso de los gobiernos con el bienestar de las gentes y el adeudo del sector privado con la responsabilidad social de propiciar otra atm髎fera m醩 acogedora, en la medida de donarnos tiempo, cuando menos para reflexionar y saber convivir, tanto en el orden, como en la tranquilidad; ya que si importante es dignificar a la persona humana, la defensa de la unidad social y particularmente de la familia, es igualmente vital para perpetuar el linaje, cada d韆 m醩 amenazado por tantas fuerzas contrarias al sentido humano, gravemente enfermo, y que hay que sanar en nombre de todos los que amamos la vida. Desde luego el futuro est en el di醠ogo respetuoso, en la convivencia sin exclusiones, en el encuentro comprensivo y reconstituyente de un mundo m醩 habitable. Muchas religiones ya son conscientes del valor que reviste esta promoci髇 de amistad a trav閟 de sus diversas tradiciones. Confiamos, de igual forma, que los l韉eres de los diferentes campos de la actividad pol韙ica y econ髆ica, tomen conciencia del fen髆eno de las migraciones y activen la concordia como parte del pasaje humano. 

De todos modos, confirmo una vez m醩, que toca reencontrarse para poder cohabitar y coexistir. No podemos desanimarnos frente a las dificultades e incomprensiones. Siempre las habr. No se pueden ignorar, entre otras cuestiones, este af醤 competitivo verdaderamente agresivo, tampoco las riadas de violencia y salvajismo que se producen a diario en cualquier parte del planeta, pero tambi閚 hay realidades que nos llenan de ilusi髇, como puede ser la pr醕tica de un deporte, con lo que ello conlleva de celebraci髇 festiva y de convivencia amistosa. Sin duda, el verdadero deportista, aparte de ense馻rnos el valor del sacrificio, de la lucha, del respeto y de la responsabilidad, nos educa a trabajar en equipo con la valorizaci髇 de cada uno. En efecto, pienso que nos falta instrucci髇, ya no solo para vivir como hermanos, tambi閚 para trabajar  como consangu韓eos, sin que nadie se pierda por el camino.  Lo dec韆 en su tiempo el fil髎ofo ingl閟, John Loche (1632-1704): "Dios ha creado al hombre como un animal sociable, con la inclinaci髇 y bajo la necesidad de convivir con los seres de su propia especie, y le ha dotado, adem醩, de lenguaje, para que sea el gran instrumento y lazo com鷑 de la sociedad".

Ahora bien, cuando las ideas corrompen y desentonan como viene sucediendo, nada es lo que parece y hasta el mismo pensamiento se contamina, lo que dificulta cualquier convivencia entre sabidur韆s. Es la ocasi髇 de recordarnos la expresi髇 que han de tener los sistemas econ髆icos, el de servicio al ser humano y en beneficio del bien colectivo. Junto a esto, siempre una m鷖ica respetuosa, que no enga馿, pues cada ciudadano es algo m醩 que un mero consumidor de mercado. Dej閙onos reencontrar en la libertad y, desde esta apertura de conciencia, abrazar lo aut閚tico. Querer es poder. Y una vez hallados, no debi閞amos dejar en el olvido lo que es innato en nosotros, la po閠ica del abrazo. En nuestros d韆s, acaso m醩 que ayer, la ciudadan韆 necesite sentir ese afecto como cercan韆. Pero cuidado, que ya en su 閜oca el novelista ruso Dostoievski (1821-1881), dec韆 para sorpresa suya, que: "cuando m醩 quer韆 a la humanidad en general, menos cari駉 le inspiraban las personas en particular". Ya saben, lo del hombre es un lobo para el hombre. Sea como fuere, yo prefiero quedarme con la consigna, de que a un ser humano s髄o le puede acoger y amparar otro ser humano.

Haga un comentario

 

 

 

 

 

 

 

 

Caracteres restantes: 350

 

 

Numeros aleatorios

 

 

Aprobada reducci贸n
del IVA a pagos
electr贸nicos

Leer más

Capturan empresario
involucrado en desfalco
de la Faja y ocupan sus
propiedades en Anzo谩tegui

Leer más

Operativos
de seguridad
en el mercado y
terminal de pasajeros

Leer más

FUNDESU y SUEPPLES
intercambian
en f煤tbol

Leer más

PDVSA-Gas Comunal
Optimiza su
distribuci贸n
a la poblaci贸n

Leer más

Arreaza a Trump:
Ning煤n imperio
nos devolver谩
a la esclavitud

Leer más

"Corredor" solidario:
Arribaron millones
de medicamentos
desde la India (+Video)

Leer más

Subdesarrollo
Socialista

Leer más

Enrique M谩rquez:
gobierno debe dejar
"los micr贸fonos"
en la negociaci贸n

Leer más

Sudeban estableci贸
l铆mite de 800 mil Bs
para el pago
con telefon铆a m贸vil

Leer más